viernes, 10 de mayo de 2013

El experimento de la gota de brea




El profesor John Mainstone, custodio del experimento.



En 1927 el profesor Thomas Parnell, el primer profesor de Física en la universidad de Queensland (Australia),  comenzó un experimento para demostrar a sus alumnos que algunas sustancias que aparentan ser sólidos, como la brea, un derivado del alquitrán, utilizada  para la impermeabilización de embarcaciones, en realidad son fluidos de alta viscosidad



.

Para captar la caída de la gota hay tres cámaras grabando. 
Se retransmitirá en directo  a través de internet para los curiosos.



El profesor Parnell calentó una muestra de brea y la vertió en un embudo de vidrio al que se le selló el tubo de salida durante tres años. En 1930 se quitó el sello, lo que permitió que a partir de esa fecha la brea goteara lentamente fuera del embudo, tan lentamente que ahora, 83 años más tarde, se espera que caiga la novena gota en los próximos días.




 

En los 83 años que la brea ha ido goteando nadie ha visto caer la gota.  No hay un periodo constante en relación a la caída de las gotas. La primera se produjo en 1938 y la segunda cayó en 1947. En 1954 cayó la tercera; la cuarta, en 1962. Las siguientes lo hicieron en 1970, 1979, 1988 y 2000.



El experimento se estableció como una demostración y no se mantiene en condiciones ambientales especiales (en realidad se mantiene en una vitrina en el vestíbulo de la dirección), por lo que varía la temperatura  con los cambios estacionales. No obstante, es posible hacer una estimación de la viscosidad de esta muestra de brea. Este líquido es cien mil millones de veces más viscoso que el agua, que parece sólido. A temperatura ambiente, fluye lentamente y tarda años en formar una única gota.




 

La brea es sólida a temperatura ambiente, aunque frágil, 
y puede romperse fácilmente con el golpe de  un martillo. 





Fuente: Universidad de Queensland






ACTUALIZADO EL 18 DE ABRIL DE 2014



video



Después de una espera de más de 13 años, por fin ha caído la novena gota de brea, que muy lentamente chocó con la octava gota caída en la parte inferior del vaso de precipitados, que a su vez tardó casi 14 años para chocar con la séptima en el año 2000. Cerca de 25.000 espectadores de 158 países se inscribieron para seguir su caída en directo a través de las tres webcams que vigilan el experimento.
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario